El bloguero de la megablógolis

se quiere desblogueromegablogolizar,
el que lo desblogueromegablogolizare
será un desblogueromegablogolizador


viernes, 3 de agosto de 2007

¡Qué poca!

En la parte final del sexenio pasado, tuvimos que escuchar en el radio y ver algunos anuncios espectaculares que decían "¿Eres de los que no pagan el agua?¡Qué poca!". Parecía que esa pésima campaña había terminado. Pronto escuchamos una cancioncita pegajosa promoviendo la regularización de las concesiones y otra más que pedía que respetaras el cauce de los ríos. La campaña era excelente: "En la orilla no".
Sin embargo, ahora vemos que la Comisión Nacional del Agua insiste en una campaña insultante. ¿Queremos enseñar que nuestros niños tienen derecho a decir "¡Qué poca!" cuando en realidad estamos expresando "¡Qué poca madre!"? ¿Y qué pasa si algunos de los espectaculares que estamos viendo con esa ofensiva campaña está en un lugar inadecuado? Todos sabemos que la gran mayoría de espectaculares está irregular y éstos se mantienen en donde están más por las complicaciones de la autoridad local para retirarlos, que por los permisos adecuados. ¿Debemos decir "Qué poca"?
Yo creo que los ciudadanos debemos exigir mayor respeto de la autoridad y de ninguna manera permitir que la propia autoridad insulte a los ciudadanos con frases como ¡Qué poca!, y mucho menos que se utilice a un niño para realizar el insulto pues entonces más aún fomenta la dregradación de la convivencia social.
Los ciudadanos estamos obligados a pagar el agua, pero a base de insultos no creo que se reduzca la morosidad en el pago de la misma, y menos aún si esos insultos se colocan en espectaculares fuera de la normatividad.

2 comentarios:

Jorge Alberto Novoa dijo...

Roberto:
Difiero en tu opinión, yo veo la frase con otro tamiz, Que poca...
responsabilidad, compromiso, solidaridad con nuestras obligaciones de contribuir para los gastos de mantenimiento del drenaje profundo y para traerla a la ciudad.

Tu siempre amigo

JOrge Alberto Novoa

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

Sé que a muchos les ha gustado la campaña. Aprecio mucho a José Luis Luege, quien la retomó; no tengo la misma impresión de Cristóbal Jaime, su predecesor, quien creo que sólo se sentó en el puesto para no hacer nada, pero fue el autor de esta campaña. Yo creo que debe haber un esfuerzo para que la gente pague lo más cercano a su costo y que con esto se recicle la mayor cantidad de agua. No obstante, no coincidimos en esta ocasión, pues yo considero que el Qué poca es un insulto y que no debemos utilizar a los niños para insultar.
Saludos, Jorge y gracias por tu comentario.