El bloguero de la megablógolis

se quiere desblogueromegablogolizar,
el que lo desblogueromegablogolizare
será un desblogueromegablogolizador


jueves, 19 de junio de 2008

¿Qué hacemos con la Condesa?

Creo que en esencia todos podemos estar de acuerdo que hay que hacer algo con la Condesa. Es una zona muy padre para todos los que no vivimos en ella, es una zona muy padre para muchos de los que viven en ella, pero es una pesadilla para otros habitantes, sobre todo los más antiguos.
Hay ruido, hay basura, hay caos vial, falta de lugares de estacionamiento, y escucho opiniones contradictorias respecto a la inseguridad, unos dicen que la vida nocturna le ha dado seguridad, y otros dicen que ha atraído a los amantes de lo ajeno. Yo me siento seguro, a mí me gusta, pero lo que no me gusta es dejar mi auto en manos de quién sabe quién, para que lo estacione a diez cuadras, en la calle.
Está generándose alguna resistencia a la peatonalización de la calle de Michoacán, pero como he dicho estos días, la gran irresponsabilidad del Gobierno del Distrito Federal no está en proponer la peatonalización, sino en no ser claro con lo que se pretende hacer.
Yo he caminado por calles peatonales, que alguna vez fueron transitadas por vehículos, en distintas ciudades y estoy convencido de la viabilidad de estos proyectos. Yo no sólo propondría calles peatonales en la Condesa, sino también en Polanco y San Ángel, donde ya hay áreas muy consolidadas de restoranes y bares. Pero me iría más lejos, las propondría en la Nápoles, en la colonia Cuauhtémoc, adicionales a las existentes en la Zona Rosa, para consolidar áreas de convivencia. Además, creo que estas áreas no son exclusivas de las zonas con mejor poder adquisitivo, en el Centro de Iztapalapa podríamos hacer lo mismo, en Tláhuac, Tlalpan, etc. Creo que por toda la ciudad.
Ahora bien ¿con qué proyecto hacerlo? Mi filosofía es: primero que nada hay que hacer propuestas, transparentarlas, y ver de qué manera estas propuestas integran la visión de todos los actores, de los vecinos, de los visitantes, de los dueños de giros mercantiles, de los urbanistas. Pero hay que hacer las cosas. Pero si las cosas no avanzan, el proyecto debe concretarse tratando de integrar la visión de todos los actores. Al final todos pueden salir beneficiados, aún los más escépticos.
Por ello creo que en el caso concreto de Michoacán, el proyecto debe buscar atender todas las preocupaciones de los vecinos y finalmente concretarse, aún en el supuesto de que éstos no lo apoyen. Algo hay que hacer en la Condesa, y eso no lo podemos perder de vista.

4 comentarios:

Othmar Gispert. dijo...

Hola,

He pensado en tu blog para recibir un "Premio al Esfuerzo Personal", puedes pasar a recogerlo aquí.

Saludos,

Othmar

RED SHOES GIRL dijo...

A mí me encanta la Condesa, disfruto caminarla, los bares y miles de lugares para pasear y comer, pero es cierto no existe un lugar para estacionarse. Es horrible!

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

Guao, por un lado me ofrecen un premio por mi blog,y por otro recibo el comentario de una ¡diva!
Gracias

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

Es curioso que de pronto por un comentario - SPAM borrado por el sistema antispam de Blogger, vuelva a leer este artículo.
Seré franco. Ya no estoy tan de acuerdo con lo que dije, salvo con una cosa: el gobierno debe decir siempre lo que está pensando y transparentarlo. Sin embargo, tras trabajar más de un año en la Condesa y vivir otras experiencias en la zona ... creo que en la Condesa más que hacer algo de transformación bastaría con hacer cosas más elementales como la aplicación de la ley o la instalación de parquímetros.