El bloguero de la megablógolis

se quiere desblogueromegablogolizar,
el que lo desblogueromegablogolizare
será un desblogueromegablogolizador


sábado, 21 de junio de 2008

La responsabilidad de Joel

Ya hace unos días había hablado de que Joel Ortega anda como si diera muy buenos resultados en su trabajo. Se pone a hablar de temas que no le competen, y la preocupación por la inseguridad sigue.
También, cuando se hizo un operativo-redada en el Bandasha en octubre, cuestioné la efectividad de los operativos:
"¿La única manera de asegurarse de que hay o no clientes menores de edad es echándole a perder la noche a todos los clientes? ¿La única manera de asegurarse de que no hay bailarinas extranjeras en calidad de ilegales es humillándolas delante de toda la clientela? ¿Es obligatorio traer identificación en este país? ¿Desde cuándo?
Entiendo perfectamente la necesidad de controlar que no se venda alcohol a menores, que no se vendan drogas, que no haya inmigrantes ilegales, pero resulta que nuestras creativas autoridades, y esto aplica para el DF pero para muchas otras ciudades también, sólo encuentran en las redadas la única manera de capturar extranjeras, remitir menores de edad y manosear gente."
Las cosas pueden ser más simples, sin poner en riesgo a los clientes, a los policías ni a nadie. Los derechos tampoco deben vulnerarse.
La Ley Federal de Procedimiento Administrativo reglamenta el derecho de audiencia, pero no por existir este derecho de audiencia la única manera de probar un ilícito o una irregularidad en un antro es llegando cuando esté repleto con una orden de inspección y un acuerdo de ampliación de horario. Si yo pruebo que en un lugar que tiene una licencia para que entren 100 personas están entrando más de 100, recabo pruebas, filmo, levanto un acta desde fuera y realizo un "emplazamiento". ¿Qué cosa es un emplazamiento? pues el acuerdo que garantiza el derecho de audiencia con base en la LFPA, mediante el cual le doy 5 días al dueño del establecimiento para expresar lo que a su derecho convenga. En esos 5 días va a negar que haya excedido el cupo del lugar, lo que quedará probado de muchas maneras, y se le sanciona con la máxima sanción posible: sin llantos, sin humillaciones, sin redadas, sin nada.
Hay que buscar formas adecuadas para probar cada uno de los ilícitos: que se venden bebidas a los menores, bueno pues basta con los testimonios de los menores y con adultos que sean testigos de que a un menor -hay que demostrar que sea menor de edad- se le vendió alcohol; que se prostituyen dentro del lugar, hay que probar que es por voluntad del lugar o que es el libre albedrío de quien quiere cambiar sexo por droga o por dinero; que se vende droga dentro del lugar, pues hay que mandar agentes señuelo a comprar droga y tratar de demostrarlo con cámaras escondidas y con testigos; que hay bailarinas extranjeras sin papeles ... aquí me pregunto qué diríamos si se hiciera un operativo similar en Estados Unidos y se deportaran a todos los mexicanos ilegales en una fábrica, en una plantación o en algún centro de trabajo, pues me parece que no hay necesidad de hacer operativos contra trabajadoras extranjeras por ser extranjeras, me parece que se les está persiguiendo y discriminando por su lugar de origen, pues hay otros momentos que la vida las puede obligar a demostrar su legal estancia en el país.
En suma. Que Joel Ortega no se quiera lavar las manos con este asunto. Él lleva una gran responsabilidad, tan grande como la del dueño del lugar y tan grande como la del agente que estuvo a cargo del mismo.
Mañana regreso al tema de las calles peatonales.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Te busquè por lo bien que escribes en los FOROS del Reforma.
Estoy completamente indignada de vivir en esta ciudad.
Tenemos que luchar para rescatarla del PRD. No quiero politizar tu blog, luego me borras pero ya es verdadera desesperaciòn la que vivimos con ellos.
Solamente somos plataforma para llegar a la grande.
Cada vez màs cara y màs insegura.
Gracias por permitirme expresar mi indignaciòn.

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

Hola. Solo borro los comentarios con SPAM. Puedes hablar en contra o a favor de lo que diga. Aquí me han insultado y los he dejado (también me he defendido). Puedes politizar mi blog. De hecho soy militante del PAN aunque tengo una visión muy crítica. Sí, a esta ciudad le urge un cambio de gobierno y le urge cambiar a un gobierno con proyecto y visión de largo plazo. Si para cuando salga la convocatoria del PAN para elegir candidato para la Jefatura de Gobierno del DF 2012-2018 yo cumplo los requisitos, me inscribiré y daré mi lucha con lo que sé hacer mejor: proponer, aportar ideas, ser más objetivo que los demás. Gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

No me sorprende lo que se comenta de Diana Ponce Nava, actyal titular de la Procuraduría AMbiental y del Ordenamiento Territorial del DF (PAOT), ya que hemos presenciado sus desplantes y nefasta conducta al transformar esta institución (antes creada y comandada por el recomocido Enrique Provencio) en comparsa y patiño del Gobierno del Distrito Federal. Seguramente, Ponce Nava está apostando a que Marcelo Ebrard sea el próximo presidente del país. Lo que en un principio -con Provencio y su equipo de profesionales- se planteó como una institución de defensoría de la ciudadanía ante los abusos del gobierno capitalino y las delegaciones, con Diana Ponce Nava se transformó en una cara institución cuyo objetivo es simplemente justificar leguleyamente (y con una ignorancia insultante de las leyes) los actos y abusos de la autoridad en contra de los ciudadanos. Para muestra un botón: la raquítica recomendación emitida al jefe delegacional en Tlalpan por hacer del Bosque de Tlalpan (área natural protegida) un desorden donde igual se organizan ruidosos conciertos en un estacionamiento o se proyectan pistas de hielo en la zona núcleo. En fin, si le rascan más, descubrirán el desaséo con el que Diana Ponce ha manejado los recursos de la PAOT: desde fiestecitas con costos al erario de más de 800 mil pesos, hasta viajes a Washington, Inglaterra, Ecuador o Cancún, para ella o para su inseparable pareja Mónica Alegre.Qué pena por la miserable clase política que gobierna en el DF, pues gracias a ellos -a la ALDF- tenemos al frente de tan importante institución a personas de la talla (enana) de Ponce Nava.

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

Yo no quiero hacer un comentario poco objetivo respecto a Diana Ponce. En realidad ella era la que mandaba en Profepa antes de que llegara José Luís Luege, y los delegados que llegamos con él tuvimos muchas dificultades. A raíz de mis operativos me quiso enfrentar con los comercializadores de animales y le salió el tiro por la culata porque no estaba acostumbrada a que la exhibieran en público. Terminó presentando su renuncia en dos ocasiones por nuestras dificultades (y con otros delegados). Yo en lo personal no confío en ella, pero también me tocó vivir una circunstancia que nos ponía en posiciones contrapuestas, y eso no lo debo perder de vista.
Eso sí, coincidiría contigo en que Enrique Provencio y Miguel Ángel Cancino se esforzaron mucho por la PAOT, pese a la enviada de Claudia Sheinbaum, Ileana Villalobos, por hacer de esa institución un organismo responsable. Mis respetos a Enrique y a Miguel Ángel, a quienes aprecio sobremanera.
Por último, no hay que olvidar que Diana Ponce llegó con el apoyo del PAN gracias al cabildeo de José Luís Luege, sobre todo a través de Paz Quiñones. Pese a mi aprecio a Luege, eso es algo que tendría que reclamarle. Valoró más el tener un canal directo de comunicación con la PAOT, que la satisfacción de mandar por un tubo a alguien que siempre habló mal de él a sus espaldas.

Ileana Villalobos dijo...

Estimado Maestro Remes Tello: ha sido una sorpresa para mí encontrar que Usted es un exfuncionario federal con tan grandes aspiraciones para gobernar esta ciudad de México. Tuve la oportunidad de conocer su trabajo en la PROFEPA y siempre lo consideré un trabajo respetable y con un equipo de colaboradores, igualmente respetable. En ese entonces, que hubo la oportunidad, nunca me manifestó abiertamente sus opiniones respecto a mi trabajo ni a mi persona, como ahora lo expresa en este espacio involucrando, incluso, a terceras personas que ni siquiera tienen porque responsabilizarse de mi trabajo. Lamento mucho que no haya sido así, ya que tal vez en ese entonces, hubiése tenido la oportunidad de compartir con usted más información respecto a mi trayectoria profesional, -la cual evidentemente desconoce- trayectoria que pretende descalificar en este espacio, repito, inclusive involucrando a terceras personas qu no tienen porque responsabilizarse de mi trabajo. Al respecto, quiero compartir con Usted una máxima que he seguido a lo largo de esta trayectoria marcada por un profundo compromiso con el servicio público: lo importante es la valoración y el juicio que respecto a nuestro trabajo hagan los ciudadanos a los que van dirigidos nuestros esfuerzos profesionales. No obstante, reitero, ahora sólo le escribo que me extraña que sus juicios no me los haya expresado directa y personalmente. De cualquier forma sigo en línea pendiente de lo que escriba, ya que al parecer este es el medio que le acomoda, al tiempo de desearle suerte en sus aspiraciones políticas. Un saludo cordial. Ileana Villalobos.

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

Estimada Ileana:
Agradezco infinitamente tus buenos comentarios hacia mí, y hacia el gran equipo de trabajo que tuve en la PROFEPA. Agradezco también el trato de usted, pero en estos lugares uno suele usar el tuteo con regularidad, así que continuaré usándolo para contestarte.
Debo reconocer que el comentario expresado carece de los elementos objetivos necesarios, pues desconozco tu trayectoria. Lo que sin embargo era para mí evidente, por mi percepción y la de todos los de mi entorno en aquella época, era un divorcio en la PAOT entre el área de Ordenamiento Territorial, a cargo de Miguel Ángel Cancino, y la que tú tenías a cargo, la Ambiental; y al mismo tiempo Cancino haciendo mancuerna con Enrique Provencio.
Cuando te hiciste cargo de la Procuraduría, ésta perdió independencia, según lo que percibimos varios a nivel Federal. Uno juega roles en el poder, aún conduciéndose conforme a los más áltos valores. La PAOT nació con muy pocas facultades y éstas le fueron ampliadas hasta fines de 2005 o en 2006, y su circunstancia la subordinaba a la Secretaría de Medio Ambiente. A Enrique Provencio se le veía, pese a ello, independiente; a ti no. Esa es la razón de mi comentario, aunque me disculpo porque la redacción mostraría una irresponsabilidad de tu parte que no puedo acusar. Simplemente te respondo, y ese fue el sentido del otro comentario, que siempre percibimos tu trabajo como subordinado al de Claudia Sheinbaum y como la colaboradora incómoda de Enrique Provencio.
Este espacio es tuyo, si quisieras aclarar o refutar lo que he expresado. No pretendo presentar el tema con mayor detalle, porque este blog es para ofrecer ideas, no para vilipendiar a nadie.
Por último, te comento que mi mayor aspiración no es gobernar esta ciudad, aunque sí aspiro a ello; mi mayor aspiración es que esta ciudad esté bien gobernada, y mi esfuerzo será más por ello que por un puesto.
Recibe un atento saludo.

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

9 de enero de 2006, para ser exactos, fue cuando la PAOT amplió sus facultades, siendo la más relevante, desde mi punto de vista "Sustanciar y resolver los recursos administrativos de su competencia;", pues por fin se le dan garras para aplicar la legislación ambiental.