El bloguero de la megablógolis

se quiere desblogueromegablogolizar,
el que lo desblogueromegablogolizare
será un desblogueromegablogolizador


sábado, 10 de mayo de 2008

Remodelación de oficinas públicas

Ya he mencionado en otros momentos que me parece necesario que las oficinas públicas estén en buenas condiciones. En primer lugar puedo referirme a las oficinas que atienden al público, y en particular a las agencias del ministerio público, las áreas de urgencias de los hospitales y clínicas de la ciudad, a los velatorios, a los juzgados, y aquellas oficinas en las que se reciba a personas que no están pasando por un buen momento. Pero también he de referirme a las oficinas que no reciben al público y que tienen a empleados y funcionarios en malas condiciones de trabajo.
Me parece que no es de soslayarse este tema, pues va de la mano de otros muy importantes, como la relación entre gobernantes y gobernados, o la productividad laboral en las oficinas públicas. Yo no aspiro a oficinas ostentosas, con maderas finas, muebles caros, iluminación espectacular, cuadros, esculturas, murales, ni nada opulento. Yo a lo que aspiro es simplemente a oficinas diseñadas exprofeso para generar ya sea un buen ambiente de trabajo, con alta productividad, iluminación adecuada, sin ruidos invasivos, de bajo costo de mantenimiento, o bien, y además, un cálido recibimiento a las personas que acudan a las oficinas públicas a realizar algún trámite.
En lo que se refiere al mobiliario, en vez de pensar en productores caros, la ciudad podría pensar en un concurso para procurar la producción local de los muebles. Hay fabricas de muebles en la ciudad ¿de qué manera involucrarlas en un diseño acorde con las necesidades de la ciudad? Si esto es complejo, no importa, se recurre al método tradicional.
En lo que se refiere al diseño o decoración de las oficinas, también se podrían hacer concursos que den oportunidad a los arquitectos egresados de las universidades locales.
Creo que hay que hacer esto pronto y en poco tiempo. No se trata de que sólo dos o tres oficinas estén remodeladas, sino que todas. Eso cuesta, claro está, pero también en esto podríamos apoyarnos en los PPP. Es decir, alguien paga la remodelación y se le paga renta por sus servicios durante varios años. Habría que buscar distintas formas de lograrlo, pues este tema es uno de los que nos puede ayudar a crear una derrama económica local.