El bloguero de la megablógolis

se quiere desblogueromegablogolizar,
el que lo desblogueromegablogolizare
será un desblogueromegablogolizador


martes, 12 de febrero de 2008

Cooperativas del entretenimiento 1

He sido invitado a reuniones, festejos y otras celebraciones en un dos cadenas de bares que me parecen fracamente deprimentes: el Desván y el Papa's Bill. Digo que me parecen deprimentes no sólo porque son bares que no me gustan, sino porque son el espejo del caos que tenemos en el entretenimiento en esta ciudad.
La razón por la que estos "antros" han tenido éxito en la Ciudad de México es que sus precios no son tan elevados como algunos bares "inn" de Polanco, Condesa, San Ángel o San Jerónimo. Uno tiene que recurrir a grandes cadenas del entretenimiento para poder abaratar los costos de una noche con los amigos. El costo por copa puede duplicarse en los mejores bares, además de que el servicio suele ser sustancialmente peor, sobre todo si el parroquiano no coincide con el estereotipo del cliente ideal de ese antro.
Ciertamente me gustan los bares más "inn" que marcas como las mencionadas, u otras más como la Vittola, el Barón Rojo, entre otros. Pero más allá de las preferencias personales, lo que me gustaría ver es que el entretenimiento pueda desarrollarse "a pie", es decir, tener locales dedicados al entretenimiento nocturno (música, alcohol, ambiente, etc.) por toda la ciudad y no depender de centros comerciales, barrios sin espacios de estacionamientos y grandes distancias en las que el alcohol entre en contradicción con la necesidad de manejar.
La solución es, me parece, las cooperativas del entretenimiento.

2 comentarios:

Rodolfo dijo...

Me gustaria que comentaras algo del Estadio Azul y Plaza de toros con respecto a hacer un nuevo estadio y/o estacionamiento, asi como estacionamientos subterraneos en Condesa, Roma, Polanco, Del Valle, Santa Fe y otras colonias con pocos lugares de estacionamiento.

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

De acuerdo contigo y un poco a eso van estos artículos así que tal vez me vaya por ese tema, Rodolfo. Gracias por tu comentario.