El bloguero de la megablógolis

se quiere desblogueromegablogolizar,
el que lo desblogueromegablogolizare
será un desblogueromegablogolizador


miércoles, 4 de febrero de 2009

La muerte del científico francés

La confianza en este país y particularmente en esta ciudad está por completo tratocada. La muerte del científico francés es simplemente un símbolo que traspasa fronteras.
Todo el mundo sabe que sacar dinero de un banco es una actividad de alto riesgo. Es más seguro practicar el paracaidismo, la espeleología y las acrobacias.
La muerte del científico francés trasciende nuestras fronteras, como la muerte de la hija de Talina Fernández, el secuestro y muerte de Silvia Vargas y Fernando Martí, entre otras que se vuelven simbólicas pero que son igual de graves que otras muertes que han quedado, no sólo impunes sino además olvidadas.
La falta de confianza en esta ciudad no es sólo tener que colocar un candado a la computadora en una cafetería pública, guardar una buena pluma en una oficina, perder la cartera mientras uno está tranquilamente sentado en un restorán. La falta de confianza es la falta de capacidad para crecer y transformarnos.
Algo tendrá que ocurrir que nos devuelva la confianza. Mientras tanto, ésta seguirá desarticulándose y perdiéndose en asesinatos y asaltos, impunes todos, anónimos la mayoría, hasta que olvidando la muerte de Christopher Augur nos topemos con otra muerte de la cual hablar.
Definitivamente, esto no va por aquí. Tenemos que restaurar la confianza en nuestra sociedad y el primer paso será investigar qué la ha desmoronado.

5 comentarios:

la chica del siglo pasado dijo...

Uf, las morusas están por todas partes. Y lo más urgente es mirar hacia adentro, hacia nosotros mismos, con miras a por fin entendernos y poder ejercer la alteridad...
Gracias por proponer, justo eso es lo que hace falta.
En fin, que a mí también me gusta pasearme por aquí :P
Abrazo.

la chica del siglo pasado dijo...

Uf, las morusas están por todas partes. Y lo más urgente es mirar hacia adentro, hacia nosotros mismos, con miras a por fin entendernos y poder ejercer la alteridad...
Gracias por proponer, justo eso es lo que hace falta.
En fin, que a mí también me gusta pasearme por aquí :P
Abrazo.

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

¿Qué son las morusas, chica del siglo pasado?

la chica del siglo pasado dijo...

Ah, pues las morusas son las "moronas", es decir, los pedacitos de algo que se desmoronó...
Ignoro por qué en mi familia se optó por decir morusas en lugar de moronas. Hay otras familias que dicen "boronas".
Para mí las moronas son como migas de pan, o de mazapán... y las morusas son casi seres, partículas indeterminadas de cosas concretas o abstractas... como la confianza ;)
Ya me haré mi propio diccionario, como la María Moliner, cuando sea grande... :P

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

Está genial la expresión. Vengo de una familia de jaletinas, así que te entiendo perfecto. En el caso de las morusas el sentido también es muy atinado. Estamos ya en una sociedad de morusas ... y nunca estremos tan desmorusados que no podamos estar más desmorusados ¿no crees?