El bloguero de la megablógolis

se quiere desblogueromegablogolizar,
el que lo desblogueromegablogolizare
será un desblogueromegablogolizador


lunes, 10 de diciembre de 2007

Más sobre el Viaducto - Acueducto La Piedad

Esto lo escribí desde Monterrey y lo intenté subir al blog de DIARIO DE LA CIUDAD del REFORMA, pero no lo publicaron, así que lo subo en esta ocasión:

De visitante en Monterrey he tenido la oportunidad de caminar y disfrutar el paseo de Santa Lucía. El esfuerzo presupuestal ha sido muy importante, pero el resultado ha valido la pena. Miles de regiomontanos se lanzan a diario a caminar en el parque Fundidora, el parque lineal y el Centro Histórico.
Ya el esfuerzo de crear el parque Fundidora en los terrenos de la antigua Fundidora Monterrey, hace unos años, fue excelente. Alrededor del parque teníamos actividades deportivas, exposiciones y conciertos. Pero hoy tenemos el mayor parque lineal del país, a través de un canal construido exprofeso, pero aprovechando un canal ya existente. El resultado es un paseo que transforma el paisaje urbano, que es un homenaje al peatón, y que permite que una ciudad asociada a la cultura industrial y al automóvil, tenga el mayor monumento a la persona humana.
De pronto recobro una idea que llevo meditando varios años: ¿Qué hacer con el Viaducto Piedad y el Viaducto Miguel Alemán? Una avenida que atraviesa de Oriente a Poniente la ciudad, pero con carriles angostos, zonas depauperadas, centros deportivos y comerciales desvinculados del entorno urbano, y que fue sin duda la primera vialidad en quedar plenamente saturada. Alguna vez planteé esto: destruir todos los puentes y hacer una avenida con carriles reversibles, con semáforos, y de hasta 16 carriles de ancho.
Hoy propongo otra alternativa. Construir otro viaducto debajo de este, con hasta cinco carriles amplios por sentido, crear un gran drenaje pluvial que conduzca a una planta de potabilización y un reservorio de agua potable así como un vaso regulador subterráneo. En la parte superficial, el viaducto actual podría convertirse en un gran paseo, desde Insugentes hasta la Ciudad Deportiva. en un tramo de poco más de 8 kilómetros, que implique la recuperación del Río de la Piedad.
El resultado de una obra como la del Paseo Santa Lucía será espectacular en Monterrey, que se queda ahora con muchos espacios dedicados no sólo al esparcimiento sino también a la cultura. Exposiciones itinerantes, escenarios, arte popular, etc. En el caso de la Ciudad de México el resultado sería muy similar. Además se empezaría la recuperación de la zona oriente, se mejoraría el acceso desde el Aeropuerto y se fomentarían inversiones millonarias en todo el corredor, recuperando las colonias que están al oriente del Eje 1 Poniente Cuauhtémoc.
El Paseo de la Piedad retomaría una idea ya planteada por otros, entre ellos el Arquitecto Jorge Legorreta, de recuperar el Canal de La Viga. Quizá en el largo plazo nos podríamos encontrar con la recuperación de los ríos y canales que alguna vez tuvo la ciudad, y hacer de nuestra principal debilidad (la destrucción de la naturaleza y los espacios amigables) nuestra riqueza (su recuperación).

4 comentarios:

lopezhermosa@gmail.com dijo...

A principios del Siglo XX había un Buque a Vapor que hacía el recorrido diario de La Viga a Chalco. Existen Litografías de mediados del Siglo XIX, y una fotografía de Hugo Brehme (circa 1915) que dan cuenta de ello.

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

Buen dato, gracias. Sería deseable que a partir de este proyecto pudiéramos contar con una red de canales y parques lineales que propiciara la comunicación acuática. No se tendría un transporte masivo, pero en conjunto, decenas de miles de viajes-persona-dia podrían hacerse por medios acuáticos (en Xochimilco todavía se realizan algunos).

Luis dijo...

A mediados de la década de los años 80 del siglo pasado, en las obras de remodelación del Mercado de Mariscos de la Viga se encontraron dos claraboyas de hierro de un metro de alto utilizadas para que los Vapores lanzaran sus cuerdas de amarre para acercar al buque al muelle.
Las mencionadas claraboyas terminaron sus días en algún deshuesadero del rumbo de Iztacalco.

Roberto Remes Tello de Meneses dijo...

Otro muy buen dato. Insisto en recuperar espacios con agua que tuvo la ciudad. No la podremos convertir en un lago de nuevo, pero sí recuperar algunos canales. Esto es posible.